top of page
  • Foto del escritorJavier Cone

La España en verde: un ejercicio de periodismo de Datos con R

El domingo, 10 de noviembre de 2019, Vox conseguía el mejor resultado histórico para un partido a la derecha del PP. Con más de 3 millones y medio de votos, la agrupación liderada por Santiago Abascal se hacía con 52 escaños, una séptima parte del Congreso de los Diputados. Mientras, la derecha tradicional, representada por el Partido Popular, se recuperaba de su peor resultado histórico para superar la barrera de los 5 millones de votos y los 89 escaños.


Pese a esta recuperación de los populares, ¿puede Vox, la agrupación calificada de extrema derecha, liderar el voto conservador en un futuro? Recorramos la España donde ya lo hace para descubrir si responde a la idea que podamos tener sobre ella.


Cuestión de tamaño

Tradicionalmente, asociamos las ideologías conservadoras a entornos rurales y lejanos a las grandes ciudades, pese a que los gobiernos de lugares como Madrid indiquen que se trata de un fenómeno mucho más complejo. De hecho, cuando clasificamos los municipios españoles según el tamaño, nos encontramos con que Vox obtiene su mejor resultado respecto al PP en las localidades de 10 mil a 50 mil habitantes y, principalmente, en las de 50 mil a 100 mil, con una media de 29% de votos de la suma PP+Vox en ambos tramos. Nada que ver con los pequeños municipios que podemos imaginarnos al hablar de un partido que bebería del voto más conservador.

La formación de extrema derecha encuentra su caladero en una España que acoge a más de 18,5 millones de ciudadanos, según datos del INE en 2018, que son además la población menos envejecida del país.


El voto por provincias

Vox obtiene su mejor resultado provincial en Murcia, donde se convierte en el partido más votado. Le sigue su vecina del levante, Almería, y las provincias de Guadalajara y Toledo. De nuevo, y a excepción de Murcia y Almería, los territorios mayoritariamente conservadores, como Castilla y León, no arrojan un mejor resultado para la formación verde, que pasa a ser anecdótica en territorios como Cataluña, Navarra, País Vasco y Galicia. Estos cuentan con sus propias opciones conservadoras, normalmente asociadas al nacionalismo y, en el caso gallego, con un PP fuertemente enraizado que ha evitado la penetración de Vox en el territorio.

Si hablamos solo de la España vaciada, uno de los entornos geográficos que está atrayendo mayor foco de los partidos políticos -que no de las políticas-, Vox solo domina la derecha en Guadalajara. De nuevo, como vimos cuando nos referíamos al tamaño de los municipios y a su composición, el granero de votos se aleja de los entornos rurales y envejecidos que podemos presuponer para un partido conservador.

Así queda la composición de la derecha

Normalmente, englobamos bajo el término “derecha” a los tres partidos nacionales que no se autodefinen como de izquierdas, es decir, PP, Vox y Ciudadanos. En el total de España, el PP representa casi el 55% de la derecha, y Vox queda aún en un lejano 32%, pero podemos ver que el perfil cambia en función de diferentes criterios.


Por ejemplo, en los lugares donde es Vox quien lidera, lo hace representando casi el 60% del voto conservador. Ciudadanos mantiene un porcentaje de voto muy similar a la media nacional, mientras que la extrema derecha devora al PP.



Si nos guiamos por la ideología mayoritaria del voto -enfrentando a derecha nacional contra izquierda nacional, es decir, PSOE, UP y Más País-, las cosas cambian. El PP crece hasta el 60% del voto conservador en aquellos municipios donde la derecha es mayoritaria, haciéndolo sobre todo a costa de Ciudadanos, que alcanza su mínimo. Lo contrario ocurre en los municipios donde el voto mayoritario es el progresista, ya que aquí Vox y Cs alcanzan su máximo, y el PP deja, por primera vez, de representar al menos a la mitad del voto de derechas.


Con todo ello, vemos que Vox parece funcionar mejor en entornos más progresistas o donde el voto de izquierdas es mayor, lo que nos aleja de nuevo de esa España rural, envejecida y conservadora donde, de momento, el sorpasso al PP parece improbable.


Este trabajo ha sido eleborado en el seno de la asignatura Análisis avanzado de Datos del Máster en Periodismo y Comunicación Digital: Nuevas narrativas y Datos de la UOC. Los gráficos, cálculos y el trabajo con bases de datos han sido desarrollados con el lenguaje de programación R.

Comentarios


bottom of page